La esperanza es un mal innecesario

A propósito de “Hermana pequeña” de Sonia Chocrón

Como me ocurre con frecuencia, sobre todo en la poesía, los prólogos o proemios, que pretenden darnos pistas, me confunden, los leo al comienzo y los leo al final, nuevamente, para confirmar que decir que un poemario es esto o aquello es arriesgado, por decir menos.