La esperanza es un mal innecesario

A propósito de “Hermana pequeña” de Sonia Chocrón